LA HISTORIA DE UNA VIDA AL SERVICIO DE LA HUMANIDAD

Dr. Eduard Schellhammer, 

Dedicado al Desarrollo Humano Arquetípico Global.

Dr. Schellhammer

Esta no es una historia de lástima, ni tampoco una historia de fracaso o éxito. Más bien, es una historia sobre un niño como cualquier otro, dotado de una visión que trasciende la mera secuencia de los acontecimientos de la vida. Se dio cuenta de que la vida abarca más que una simple secuencia de accidentes. Entendió que cada uno influye en el recorrido de nuestra vida y deja huellas en el mundo que nos rodea y en nuestro interior.

INFANCIA

La historia comienza en Lucerna el 14 de noviembre de 1947, exactamente a las 2:40 de la madrugada, cuando nací y me pusieron el nombre de Eduard Schellhammer. Más tarde, mis amigos me llamaron simplemente Edi.

Siempre demostré un sentido de la valentía. A lo largo de mi vida me gustó viajar, conocer gente nueva, pasar tiempo con amigos y en una búsqueda incesante del conocimiento.

Durante la escuela primaria guardo recuerdos especialmente gratos del tiempo que pasaba pescando y contemplando la vida a orillas del río Reuss. En una ocasión, estaba tan inmerso en mis contemplaciones que fui arrastrado al río por una pesca especialmente grande, que por suerte salvó un transeúnte. Intrépido, incluso a esa temprana edad me interesaba más seguir intentando atrapar al pez que me había arrastrado que nadar hasta la orilla.

También tengo buenos recuerdos de la Navidad. Recuerdo cuando mi madre había preparado el maravilloso y enorme árbol de Navidad de nuestro salón, que había decorado cuidadosamente con lo que parecían mil deslumbrantes luces de hadas. Recuerdo vivamente mi emoción cuando mi padre me regaló el juego de trenes eléctricos que tanto había suplicado durante todo ese año.

ADOLESCENCIA

PRIMERAS ESCAPÀDES

En verano, cuando tenía 16 años, me escapé a Francia, donde aprendí francés, y estudié en la Alianza Francesa de París, un internado preparatorio general. Las clases empezaban temprano por la mañana, de 7.00 a 12.00 horas, y luego otra vez por las tardes. Trabajaba todas las tardes limpiando la cocina en el refectorio de la escuela, cerca de la catedral, a cambio nos pagaban dinero de bolsillo.

Todavía mantengo el contacto con muchos de los amigos que hice allí y, por un golpe de suerte, me hice amigo de uno de los chicos de mi clase, que resultó ser hijo de una familia aristocrática. Se dedicaban al cultivo del algodón en la India. Poseían una enorme mansión a unos 40 km de París y mi amigo me invitaba a visitarla con regularidad, hasta tal punto que podría decirse que me adoptaron extraoficialmente. Como “Edi suizo”. Aunque mi amigo era el menor de una familia de cinco hijos, yo era el único afortunado al que permitían cenar al lado de “madame” mientras los mayordomos nos servían con carritos de comida. Debo admitir que en aquel momento fue uno de los momentos más felices de mi vida.

Sin embargo, un año más tarde, la policía me encontró y me llevó de vuelta a casa de mi madre, que me obligó a quedarme en Lucerna para terminar mis estudios, ¡para mi disgusto!

POR FIN EL INSTITUTO

Ya un poco más obediente, me quedé y continué mis estudios. Trabajé incansablemente de 1964 a 1970. Así, aunque tuve que aprender latín, griego antiguo y filosofía. Empecé mi servicio militar obligatorio en Lucerna a partir de 1966 y seguí trabajando después de la escuela, ya que nunca recibí un céntimo de mi familia. Ahorraba todo el dinero que me costaba ganar para viajar más lejos y siempre que podía. París era un destino privilegiado para mantener las amistades que había forjado allí. Seis años más tarde, mi duro trabajo dio sus frutos y aprobé la “Matura” con nota.

VIAJES

Al año siguiente, con 17 años, en 1966, crucé el Atlántico para visitar Estados Unidos volando a la Gran Manzana. Recorrí las calles explorando todos los rincones durante dos semanas hasta que por fin me topé con el gueto y, para mi asombro, me detuvo la policía. Creo que ellos estaban más sorprendidos que yo. No podían creer que hubiera sido tan descarado de entrar en un barrio tan peligroso para los jóvenes suecos blancos: “¿Qué haces aquí? No puedes estar aquí. ¿Quieres que te maten?”, me preguntaron mientras me llevaban de vuelta a un lugar seguro.

Por aquel entonces mi tío vivía en Detroit y decidí visitarle. Me sentí tan feliz allí rodeado de su numerosa y feliz familia que decidí quedarme dos meses. Tanto tiempo que intentaron convencerme para que me matriculara allí en el instituto y terminara mis estudios. Sin embargo, yo tenía otros planes.

Decidí que si había sobrevivido al gueto podía sobrevivir a cualquier cosa, así que cogí el autobús de Greyhound a Canadá para una breve visita y luego bajé a San Antonio para cruzar la frontera con México y viajé a Ciudad de México para visitar al hijo mayor de la señora, que ahora era un respetado profesor de la universidad de Ciudad de México y sacerdote. Juntos cogimos un autobús 600 km al sur hasta una de las regiones más pobres de Sudamérica, Las Chapas y Oaxaca. El viaje duró 3 días y la experiencia de viajar en transporte mexicano es cómica. Este autobús en concreto se ajusta perfectamente a las imágenes estereotipadas que se pueden tener de cualquier autobús de Nepal o la India, con animales dentro y gente sentada en la parte superior del transporte.

No fue la mejor experiencia de mi vida; el nivel de pobreza era asombroso, y no me sorprendió que sucumbiera a la peor enfermedad que he padecido nunca. Estuve todo el día enfermo y al final mi amigo se vio obligado a llevarme al hospital, que en cualquier otro sentido de la palabra se describiría mejor como un caldo de cultivo de gérmenes y virus. Allí no hay televisión ni habitaciones privadas con camas blandas. Sólo pasillos llenos de gente sufriendo por todas partes y poca o ninguna atención médica de la que hablar.  

Iba a menudo a Marsella a visitar a mi familia aristocrática adoptiva, a Frejus a visitar a mis amigos de allí. Viajé a Egipto, Alemania, Berlín, Toscana, Tesino, Grecia, Provenza, Holanda y Escandinavia. Incluso conocí al Papa y, por supuesto, como manda el protocolo, tuve que besarle el anillo. A pesar de todos mis viajes, me seguían encantando los Alpes suizos y el esquí, y solicité estudiar en la Universidad de Friburgo, pero tenía que cumplir el servicio militar, así que lo hice al mismo tiempo que estudiaba en el instituto.

EDUCACIÓN SUPERIOR

Aunque tuve que continuar mi servicio militar hasta 1974, cuando alcancé el grado de oficial. En 1970 empecé la carrera universitaria de Ciencias de la Educación y Psicología Antropológica, combinada con Informática en la Universidad de Friburgo, y me licencié en 1973. Mi tesina se titulaba “Necesidades educativas del profesor de enseñanza primaria”. Causé una impresión duradera en el director de la universidad, que reconoció mi potencial y quedó tan impresionado por mi dedicación que me animó a profundizar en el campo de la “automatización”, así que, bajo su dirección, me enviaron a Keil para dominar la programación informática y el análisis de datos múltiples. Esto sentó las bases de lo que hoy se conoce como ingeniería eléctrica e informática. Después de este curso fui la única persona en Suiza a la vanguardia de este campo incipiente, lo que ahora conocemos como IA.

Tras terminar la carrera, en 1974 me invitaron a estudiar Educación en el futuro en Zurick, por lo que me pareció una elección obvia completar allí mi doctorado. Aquí realicé mi tesis titulada “Evaluación del rendimiento y selección en la escuela primaria”.

UNA MENTE INQUISITIVA

Mis actividades académicas me llevaron a descubrir el Club de Roma, fundado en 1968. Posteriormente, en 1971, publicaron un controvertido informe titulado “Las limitaciones del crecimiento”.

Este informe contenía simulaciones por ordenador que sugerían que el crecimiento económico no podría continuar indefinidamente debido al agotamiento de los recursos. Incluso entonces este informe identificaba correctamente los peligros que amenazan la existencia humana en este planeta.

Como en aquella época estudiaba automatización, sus ideas me fascinaron y me hicieron reflexionar sobre la esencia de la humanidad y nuestro futuro en la Tierra.

Me di cuenta de que, en general, la sociedad está gobernada por el engaño, por falsos, mentirosos y tramposos.

Que la gente se dejaba engañar por religiones e ideologías falsas, y el sistema educativo tenía graves deficiencias. Incluso hace tres décadas. Europa, y especialmente Suiza, vivía una época oscura y se enfrentaba a retos que no se abordaban. Lo único que podía hacer para aliviar mi conciencia era impartir diversos programas académicos para ilustrar a mis alumnos. Llegué a la conclusión de que toda la humanidad necesitaba un reinicio.

TRAYECTORIA PROFESIONAL

Tras completar esta exigente formación, mi dedicación dio sus frutos y obtuve un puesto prestigioso y lucrativo, y colaboré con el Dr. Urs Isenegger, lo que dio lugar a la publicación de ocho trabajos de investigación sobre temas pedagógicos. Estas publicaciones abarcaban una amplia gama de temas, incluidas situaciones críticas de toma de decisiones en la profesión docente. Evaluación del rendimiento y selección en la escuela primaria, La educación en el hogar como campo de investigación, y las características del campo de investigación de la educación en el hogar y su importancia para la investigación en el campo socioeducativo. También publiqué una encuesta en el marco de la reforma curricular de Friburgo con el profesor Dr. Frei. y publiqué 5 libros para la vida positiva.

 

AAunque aún estaba completando mis estudios, de 1970 a 1986 trabajé como miembro, secretario o presidente en diversas comisiones sobre temas sociales y de investigación futura.

De 1971 a 1974 trabajé en proyectos de reforma escolar, investigación educativa, educación de padres, innovación curricular y formación de profesores. Como miembro del Departamento de Educación Social / Educación Doméstica

Entre 1974 y 1979 impartí clases en la Universidad de Zúrich, en general sobre educación en el hogar, filosofía de la ciencia y métodos de investigación. Trabajé en las siguientes áreas temáticas científicas principalmente desde la perspectiva del desarrollo de teorías de investigación empírica que incluían:

  • Teorías de la educación en el hogar, especialmente la educación psicoanalítica en el hogar
  • Desviación, trastornos del comportamiento por negligencia, criminología.
  • Teoría de la neurosis, estudios de casos de psiquiatría infantil y adolescente.
  • Psicopatología en atención abierta y cerrada.
  • Etiología del diagnóstico, criterios de admisión, conceptos de educación y terapia y evaluación del éxito.
  • la relación entre psicología, pedagogía, educación especial y psicoterapia en la educación a domicilio.
  • Estructuras organizativas y enseñanzas de las instituciones sociales y terapéuticas (asistenciales) comparaciones con las instituciones psiquiátricas clínicas
  • La profesionalización en la educación a domicilio; las distintas profesiones, funciones y situaciones cotidianas en relación con las tareas educativas y terapéuticas; la motivación para elegir una profesión y las estructuras de la personalidad.

Durante este periodo, realicé investigaciones sobre el futuro de los niños en situación de riesgo y, en 1976, amplié mis responsabilidades profesionales asumiendo el cargo de profesor en la Escuela de Cuadros de la Cruz Roja Suiza, dentro del Departamento de Antropología y la escuela de Psicología. Mi función allí consistía en enseñar a los trabajadores de la Cruz Roja Suiza materias como psicología, antropología y resolución de conflictos. Ocupé ambos cargos simultáneamente hasta 1978. En ese momento, la Escuela de Educación Especial de Zúrich solicitó mis servicios para impartir las asignaturas de psiquiatría, psicopatología y educación especial. Impartí clases tanto aquí como en la Universidad de Zúrich hasta 1980. Sin embargo, nunca dejé de estudiar. Participé en conferencias internacionales por toda Europa defendiendo programas para la educación de adultos y asistí a diversos cursos de formación psicológica para ampliar mis conocimientos. Entre ellos cabe destacar:

  • psicoanálisis
  • Psicoterapia
  • Formación en autoconocimiento

Dediqué seis años a la transformación y modernización del sistema educativo en seis centros de internamiento de menores. Estos centros atendían a jóvenes de entre 14 y 18 años, todos ellos necesitados de apoyo terapéutico. Mi función incluía diagnosticar su comportamiento y realizar investigaciones para atender las necesidades de chicos y chicas. Simultáneamente, de 1978 a 1979, también trabajé con adolescentes que se enfrentaban a problemas mentales, sociales o familiares.

UNA CASA DE FAMILIA

Tal vez gracias a mi éxito en estos programas me ofrecieron un prestigioso contrato para resolver importantes problemas educativos en Suiza y en toda Europa. Pude comprar una gran casa para mi familia y estábamos satisfechos tanto personal como profesionalmente. Me sentía orgullosa de haber roto el techo de cristal y estar a la y estar a la vanguardia en mi campo con el llamado “Zürichberg”. Aun así, nunca dejé de buscar más información sobre los dilemas más profundos de la condición humana, las guerras y la antropología de hace 10.000 años. De 1982 a 1990 escribí prolíficamente sobre temas como la individuación, el amor, la esperanza, la guerra, la paz, los problemas sociales y sus soluciones, lo que me llevó a publicar los siguientes libros para compartir mis conocimientos con quienes compartían mis inquietudes por leer y aprender.

AYUDAR A LA SOCIEDAD DE FORMA TERAPÉUTICA

En 1979 abrí mi propia consulta de psicología en profundidad y en 1982 fundé “Life School”, un centro para la educación de adultos, y creé mi propia empresa llamada “Kairos Studien Verlag AG”, que creaba materiales de enseñanza y aprendizaje para la educación de adultos. Debido a mi insaciable sed de conocimientos, visité al director gerente de las clínicas, el Dr. Walser, para una moderación personal y un análisis de control guiado. Estos tres años fueron de inmenso valor para mí personalmente, ya que adquirí conocimientos sobre la humanidad que hoy en día se pasan por alto en su mayor parte.

A lo largo de los años en mi consultoría de Zúrich he tenido el privilegio de asistir a muchos clientes que buscaban mi ayuda a través de diversas técnicas, entre ellas:

  • Terapia de grupo en psicoterapia y psicoanálisis
  • La meditación – que era una idea nueva en Suiza, por lo que la gente acudía a mí para aprender a mejorar su práctica personal de la meditación.
  • Hipnosis de Bioinformación – los clientes preguntaron cómo esta técnica podría ayudarles con problemas específicos que tenían en sus vidas, como la depresión, el miedo y la ansiedad.
  • Reequilibrio energético – Este fue un programa de entrenamiento antiestrés muy exitoso. 

UNA NUEVA AVENTURA EN ESPAÑA

Incluso después de todos los años transcurridos y del éxito alcanzado, mi corazón seguía anhelando regresar a Francia. Siempre había comprendido la importancia de los sueños, y en 1988 empecé a tener sueños recurrentes y la fuerte premonición de que la Tercera Guerra Mundial se cernía sobre Europa. Impulsados por estos sueños, mi familia y yo nos embarcamos en unas vacaciones en Francia buscando consuelo y rememorando la época más feliz de mi juventud. Incluso buscamos una casa en Provenza y escuelas para mis hijos. Al regresar a casa se produjo un acontecimiento inexplicable. En una época anterior a la era de Internet y el bombardeo diario de marketing, recibí un folleto de un agente inmobiliario de Marbella en el que se mostraba una hermosa casa en venta. Tras muchas conversaciones con mi mujer, y además de mis incesantes sueños, parecía como si el destino me empujara hacia España, y no hacia Francia, para continuar allí mi vida y mis estudios para la humanidad.

 

En 1992 fundé mi consultoría llamada REATON CENTER en Centro Plaza, cerca de Marbella, que era una escuela de psicología y filosofía. Creé el nombre mediante la fusión de los nombres de los dos más importantes dioses del sol egipcio Re/Ra, más tarde conocido como Ra-Horakhty (el sol de la mañana), y Atón, el sol de la tarde, asociado con la energía primordial que da vida. Más tarde en 2009 fundé la Escuela de negocios Schellhammer en Marbella, Estepona y ahora San Roque Club. Continué escribiendo y publicando muchos más libros y artículos para despertar al mundo sobre una variedad de temas incluyendo Política, Economía, Educación, Filosofía, Teoría del Sueño, Arquetipos del Alma, Destrucción del Planeta, Religión, Desarrollo Humano Evolutivo y Psicología tanto para lectores convencionales como para expertos. Los más recientes están disponibles en inglés, como se puede ver a continuación:

He establecido una presencia física en España con el Instituto Schellhammer, un grupo de expertos que busca soluciones a los problemas que enfrenta la humanidad y programas educativos para aquellos que realmente desean liderar el mundo hacia un futuro mejor y más brillante. Ahora estamos listos para transmitir nuestro mensaje a los líderes mundiales sobre la necesidad de sustitución y de pasar por una catarsis para tener una mente y un alma sanas.

Aunque he perdido mucho, he ganado sabiduría y conocimientos invaluables que me han ayudado guíame a crear esta serie de programas como el nuevo mensajero, entregando al mundo un nuevo santo grial para la humanidad.